• ¿QUIÉNES SOMOS?

  • Naturaleza del Centro

    Centro Comunitario Santa Fe es una asociación civil, donataria autorizada, que trabaja para transformar comunidades vulnerables en comunidades florecientes.

    Nuestra misión es promover el valor de la dignidad de la persona y de sus capacidades, operando y generando programas de carácter social en zonas marginadas, que colaboren al desarrollo integral de las familias a través de un compartir fraterno entre comunidades plurales.

  • Nuestros Valores

  • RESPETO

    Reconocemos la dignidad de todas las personas comportándonos en todo momento con amabilidad y comprensión.

  • GENEROSIDAD

    Compartimos lo que favorece el desarrollo integral de las personas, reconociéndonos cada uno necesitado del otro.

  • HUMILDAD

    Nos esforzamos para conducirnos con sencillez, conscientes de que la persona se mide por lo que es capaz de hacer para los demás.

  • COMPROMISO

    Estamos comprometidos con las personas que nos otorgan su confianza, desempeñándonos con seriedad para alcanzar las metas más altas.

  • Historia

    El Centro Comunitario Santa Fe se fundó el 19 de octubre de 2005, como una respuesta de las instituciones, familias y empresarios de Santa Fe a las diversas necesidades de las comunidades vulnerables de la zona.

    Con la intención de que se tratara de una intervención formal y con impacto social comprobable, se formó una asociación civil. De esta manera, desde el primer momento ha existido una participación muy nutrida de personas, instituciones y empresas diversas por su cultura, filiación política y religiosa.

    A partir de 2007 se trabajó en institucionalizar el modelo de atención, incrementar la vinculación y profesionalizar los esfuerzos realizados.

    En 2012 comienza un periodo de expansión, con la creación del Centro Comunitario Santa Fe de Tecnologías Microsoft y el proyecto de un segundo centro comunitario en zonas conurbadas de la Ciudad de México.

  • Centro Comunitario Santa Fe significa para mí, renacer, recobrar la confianza en mí y en las demás personas, es transformarme en un oasis de vida.
    Gracias Centro Comunitario por todos los beneficios que me has dado, si antes pensaba en no vivir, hoy pienso en qué más aprender.
    Me descubrí como escritora incipiente, buena en mi clase de la aventura de escribir. De todos mis cuentos, haré una recopilación y abrazaré con mucho amor mi libro, deseando de todo corazón dejar una enseñanza a quienes lo lean.
    Dios, Centro Comunitario, mi familia y mis amigas son el motor que me mueve a ser mejor persona.

    — María Luisa Flores González